miércoles, 21 de enero de 2015

Los runners son gilipollas y yo era uno de ellos.

Si el título de la entrada te ofende es que, o bien eres runner o bien eres gilipollas y te ofenden que te llamen runner. No puede haber otra cosa.

Una de las cosas que más pereza me da a la hora de salir a correr es pensar que contribuyo de alguna manera a que se me catalogue como runner. El que me metan dentro del "universo runner" del cual estuve un tiempo y ya he dejado. No he dejado de correr, he dejado de ser runner.
Un gilipollas cualquiera.

Sea como sea, todo lo que rodea al mundo runner es de gente obsesiva con la autosuperación, el rendimiento, el limar dos segundos y creerte la ostia, el sentirte mal por no hacer una carrera buena o por saltarte un entrenamiento, el descuidar a todo tu entorno por salir a entrenar. El que no te importe nada más que salir de manera autista a correr (o en compañía, pero entonces estaríamos hablando de autismo múltiple) o el comprarte mil cacharritos para mejorar para hacer de este ejercicio tan monótono algo más entretenido.

Carreras populares a tutiplén en las cuales te dan una camiseta y merchandising vario que en su mayor medida no sirve para mucho (aunque el caldo Aneto que antes regalaban estaba muy bien). Cuando había unas pocas carreras populares estaba bien, y las benéficas más que bien. Pero es que correr se ha convertido en un negocio muy lucrativo y cada fin de semana hay un montón de carreras populares de los más variopintos motivos.

Y una de las cosas que más estupor me causa, es toda la parafernalia que rodea a los "productos para runners" que van desde los clips personalizados para los dorsales de carreras populares hasta el pan de runner

Pero bueno, algo que se aprende en esta vida es que si hay un producto es que hay gente dispuesta a comprarlo. Al igual que hay gente dispuesta a pagar 20€ por correr la San Silvestre Vallecana y hay ostias por conseguir dorsal.. Y para colmo me enfurruñé porque me quedé sin plaza. Manda huevos lo gilipollas que soy.

Pero es que en realidad, después de haber estado en el mundo del runner motivao (eso si, nunca a sus niveles) es como quitarse una venda de los ojos y darte cuenta de que corriendo no se llega a ningún lado. Que entrar en el círculo vicioso de entrenar-entrenar más fuerte-carrera popular-entrenar más fuerte aún-maratones es una mierda como un piano. 

Tirarse cuescos y correr son un todo.
Pruébate a ti mismo que eres capaz de eso, pero también pruébate a ti mismo que eres capaz de compaginar tu vida personal y la de runner.

No se pueden estropear las amistades ni relaciones familiares por salir a correr. No merece la pena. Había un video por ahí diciendo todo lo contrario a esto, que correr era casi una religión. Tócate los lereles que siendo ateo me la intentaran colar de otra manera ¡Ja!

He estado una temporadita sin salir a correr pero acabo de reengancharme y ya que todo esto lo escribo llevando apuntado para el Medio Maratón de Madrid de este año desde junio del año pasado , podría decirse que este post es bastante hipócrita porque he hecho y hago en parte todo lo que criticado. Pero qué narices, hay que reirse de uno mismo y de sus aficiones, porque si te las empiezas a tomar demasiado en serio, pasan a ser una obligación y eso no debería ocurrir nunca.

Quizás el fenómeno runner se ha hecho más grande para que gente que en un principio no se ha encontrado definida nunca de alguna manera, se encuentre por fin definida en un conjunto. Si es que somos gregarios hasta para eso.

O lo mismo es que todos somos gilipollas y aún no me he dado cuenta.

O seguramente el gilipollas sólo soy yo y me estoy haciendo viejo.

Atentamente, uno que no es runner, simplemente sale a correr.

PD: No hace falta decir que este post no va con la intención de ofender a nadie, que en internet, sin cervezas por delante, todo se malinterpreta :)

2 comentarios:

Rafael P. dijo...

En nombre de todos los runners he de decirte que me he sentido MUY ofendido por este post. Para mí el salir a correr es mi cafeina y a la vez mi oxígeno. Me echaron del trabajo porque todas las semanas faltaba al menos un día, necesitaba entrenar más.
Murió mi mejor amigo y no fui porque tenía que rebajar mi media en al menos 1 segundo.
Mi mujer dio a luz por segunda vez y yo... Nah' es todo una broma, que yo también soy gilipollas :)
Buen post y con más razón que un santo :D

Anónimo dijo...

Hola, soy un afectado por el running.
No soy runner ni lo he sido nunca, pero mi pareja lo era, y digo lo era porque todo acabó en divorcio, como no podía ser de otra manera. Ser pareja de un runner es ser pareja de un adicto, de un yonki que necesita su droga para vivir. Un runner es capaz de renunciar a todo tipo de compromisos familiares, dejar de lado a pareja y amigos, sacrificar la maternidad o cualquier cosa importante en la vida por trotar por el campo. Sí, cuando uno tiene que correr una carrera semanal todos los fines de semana están condicionados al calendario runner, y como entre semana hay que preparar las carreras y entrenar ... ¿qué pasa con la abuela, el padre, el hijo, el amigo, el marido, la mujer, la suegra ...?
Un runner es un terrorista sentimental en potencia. Una relación runner - norunner es una relación que acaba en desastre, y dependiendo de la inteligencia del runner puede acabar en una auténtica devastación del norunner.
Hay que acabar con el running. Si no es legal la coca o el caballo ¿por qué lo es el running?
Saludos